jueves, 25 de marzo de 2010

Google desafía a China

Google china opera desde Hong Kong
                                                                                

Se habla de las grandes corporaciones multinacionales como de insaciables monstruos tragaperras sin escrúpulos. Con todo y ser posible, Google ha dado un ejemplo renunciando a su parte del pastel en el mercado cibernético chino. Una parte en modo alguno pequeña. Y todo por defender su identidad como firma.

Internet, entre otras muchas cosas, nació con la vocación de convertirse en un foro global de intercambio de ideas y expresión sin trabas. Por primera vez en la historia, ciudadanos del mundo entero, cosmopolitas, podían dialogar a tiempo real sin ningún tipo de control aparente. Pronto, gobiernos represivos y regresivos como el de China advirtieron las dimensiones de la amenaza y obraron en consecuencia, formalizaron mecanismos de censura y fiscalización de los canales del conocimiento.

Ahora, Google, a diferencia de Yahoo, el buscador de Bill Gates, ha sido consecuente con el espíritu que impulsó los primeros pasos de Internet y no se ha plegado a las exigencias dictadas por los burócratas de Pekín. Google sabe que la red de redes no es nada sin libertad de expresión y ha comprobado que con los totalitaristas apenas cabe la posibilidad de negociar, simplemente porque no atienden a razones.

Es hora de que el Senado de Estados Unidos haga pública su condena a la actitud de China ante lo sucedido. Google fue valiente y el Estado al que paga impuestos debe serlo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada